ACLEBIM en redes sociales

Aclebim en Facebook
Aclebim en Twitter

martes, 9 de diciembre de 2014

El personal de los bibliobuses o bibliomóviles: Aproximación a un perfil.

Por Nati Moncasí Salvia

El personal del bibliobús tiene definidas sus funciones básicas, al igual que el personal de las restantes bibliotecas públicas.
Su misión es gestionar el funcionamiento de la biblioteca móvil en base a los recursos humanos, económicos y materiales disponibles  para cumplir los objetivos establecidos por sus responsables, en  consonancia con las líneas de actuación previstas.
El artículo que sigue, es una parte de la conferencia,”  Los Servicios Bibliotecarios Móviles, parte de una red bibliotecaria, cultural y social: la experiencia de los bibliobuses de Lleida (Catalunya)”, que se desarrolló en el marco del 3er Seminario Internacional de Bibliotecas Públicas, organizado por el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de Chile (SNBP) los días 4, 5 y 6 de noviembre en Santiago.
El objeto del mismo se centra más en la descripción de las cualidades y habilidades que debe desarrollar el personal de este servicio, y en comentar lo que la administración o las instituciones responsables deberían ofrecer a este personal, para que puedan desenvolver sus competencias profesionales:
“El personal de los bibliobuses o bibliomóviles: Aproximación a un perfil.
El personal de los bibliobuses  es un colectivo de profesionales que en el marco de  un sistema bibliotecario desarrolla su servicio en un plano de igualdad con el resto de sus componentes,  la mayor parte de ellos situados en bibliotecas públicas estables.  Por lo tanto, sus funciones  técnicas, sus condiciones laborales y derechos profesiones, se han de definir en el mismo sentido que el resto del personal del sistema al que pertenecen.
Por otra parte, el contexto en donde el personal que atiende a los bibliobuses lleva a cabo su labor puede ser muy diverso y cambiante: desde una zona muy poblada y con pocos servicios, hasta zonas muy dispersas y alejadas de núcleos urbanos, con un sistema de comunicaciones muy dependientes de su orografía y del desarrollo de la red viaria.
A partir de estas premisas, además del perfil bibliotecario que se les requiere para desarrollar sus funciones, las cualidades y habilidades básicas que deben poseer para poder trabajar en este medio, son: 

Autonomía, anticipación, autosuficiencia y autorregulación, porque los conocimientos en este punto se los damos por supuestos.
Deben ser unas personas resolutivas, (pensar, decidir, actuar), seguras de lo que hacen, capaces de saber identificar lo que se les pide, de anticipar la planificación de los procesos a seguir, de visionar los posibles problemas y sus consecuencias, y de  anticipar posibles soluciones…,  y siempre con un punto de sentido del humor ante posibles inconvenientes y fatalidades.
Deben enfrentarse y resolver todo tipo de situaciones: desde mecánicas a climatológicas,  incidencias en las carreteras, de conexiones a Internet, y sobre todo las relativas con  nuestros usuarios. 
La soledad puede ser  una característica de este trabajo y en el caso de disponer de un compañero/a conductor auxiliar de biblioteca, la de saber trabajar para ser un equipo compacto,  ya que las horas de convivencia en un pequeño espacio, pueden ser superiores a las de la familia.
El personal del bibliobús es un  bibliotecario del sector de la biblioteca pública,  especializado en todo. Para trabajar en una biblioteca, muy especialmente en un bibliobús, se requiere entusiasmo y emoción  por lo que se hace, y pensar más en  el qué se puede hacer, y no tanto en el qué no se puede hacer, más cuando se trabaja con personas a las cuales muchas veces es preciso saber comprender e interpretar sus demandas.
El otro lado de la moneda también hay que mencionarlo, es aquel personal -creo que los menos- que ven el trabajo en un bibliobús sólo como una oportunidad para empezar, para poder llegar a un lugar de trabajo que cree más digno, en la ciudad, con más servicios y menos compromisos de implicación social. Evidentemente es lícita la promoción profesional, claro que sí, pero no lo es utilizar el bibliobús sólo como una escala para otros fines. Si es así, lo pasarán mal, también los que les rodean, y desgraciadamente perderán una oportunidad de ser felices en este trabajo.
Afortunadamente conozco a bibliotecarios y chóferes de bibliobuses o bibliomóviles que responden a esta descripción y dicen sentirse orgullosos y satisfechos de trabajar en un bibliobús. Es fantástico,  pero a este servicio vocacional, los que gestionamos su trabajo, creo que precisamos proporcionarles atención y formación para que puedan ejercer como buenos profesionales.
Todo profesional ha de ser competente; si por competencia entendemos el saber aplicar los conocimientos adquiridos para resolver una situación, hace falta que primero puedan disponer de éstos, y ello se consigue con una formación adecuada y aplicable a su contexto y situación.

Relación  entre  el personal de los bibliobuses o bibliomóviles,  con la administración de la que dependen o de las instituciones responsables del servicio.
 Los que trabajamos en la gestión de las bibliotecas y los bibliobuses o bibliomóviles  y tenemos la fortuna de poseer profesionales en nuestros equipos con estas características, no sólo hemos de contentarnos con saber escuchar su voz, además deberíamos:
  • Formar plantillas profesionales en base a una formación inicial y permanente de calidad. Los conocimientos y las competencias profesionales se retroalimentan las unas con las otras.
  • Realizar planes estratégicos que cuenten con objetivos a medio y corto plazo, no sólo para el diseño y creación de rutas y vehículos, sino para gestionar su mantenimiento y así asegurar su futuro.
  • Crear espacios de comunicación en la gestión del día a día, incentivando los contactos entre profesionales de los bibliobuses mediante las TIC a fin de poder compartir recursos y trabajar en experiencias comunes.
·         Ofrecer condiciones para poder trabajar con seguridad desde el punto de vista de los riesgos laborales.
Si pedimos cierto nivel de profesionalidad y de responsabilidad es lícito que el personal, a la vez, sea remunerado de forma acorde con ellas y a poder ser reivindicar ante la administración  una respuesta adecuadas a sus necesidades reales.
Como he manifestado en un inicio es un colectivo profesional que desarrolla sus funciones  en un plano de igualdad con los que trabajan en bibliotecas estables y como se puede apreciar, con unas condiciones específicas  en su destino laboral que hay que saber valorar y tener en cuenta, porque ellos  son los principales protagonistas y por lo tanto figuras claves en el éxito de este servicio.”

…..
Nati Moncasí Salvia
Cap de la Central de Biblioteques de Lleida.  Servei de Biblioteques
Direcció General d’Arxius, Biblioteques, Museus  i Patrimoni
Departament de Cultura.